Los jardines de Casa Anamaria

Escondido entre bosques y prados, el exclusivo Hotel Casa Anamaria debe gran parte de su encanto a su ubicación. Rodean la villa palaciega más de dos hectáreas de jardines y terrazas, minuciosamente cuidados para generar en nuestros huéspedes sensaciones de paz, sosiego y descanso.

Las vistas panorámicas de los jardines que se disfrutan desde las habitaciones, con sus delicadas flores y cuidadas fuentes ornamentales, se integran a la perfección con los campos colindanes, de colores vibrantes y cambiantes según la estación del año. Frondosos bosques enmarcan el cuadro de belleza natural hasta donde alcanza la vista.

Más información